Mauro González

Mauro González

Mauro gonzález

sin predisponerse, disfruta cada trabajo que la vida le pone en su camino

De forma indirecta le llegó la oportunidad para audicionar en escenas de stunt que lo llevaron a participar en una producción streaming que vino a reinventar todo lo hecho relacionado con zombies.
Más allá de ser doble de riesgo principalmente el ser actor permitió tener apertura para que le diera vida a su personaje, no sólo en lo físico sino también en carácter.

Mauro González se define así mismo como, “un actor originario de Oaxaca con una pasión muy grande por lo que hace, comprometido y entregado”. Le encanta el teatro, ha participado en series de contenido streaming y también ha hecho películas.

Eligió la carrera de actuación porque para él es una carrera que nunca lo mantiene en su zona de confort y dentro de todo lo que implica el proceso de creación de personajes, exploración y análisis de texto lo ayuda a redescubrirse en diferentes perfiles en donde muchos de ellos le dejan algo, sea un aprendizaje o una nueva referencia de vida y nuevos ojos para apreciarla además de compartir las propuestas al espectador desde el lado más humano que Mauro le pueda ofrecer a ese personaje siendo irrepetible porque tiene sus vivencias y sus referencias aunque otro actor interprete ese mismo personaje.

Busca trasmitir y hacer ver que todo puede pasar, pero tiene que ser de una manera justificable y compartir un poco del reflejo de la vida, que pueda el espectador encontrarse vivo en el espejo de la cámara en donde si a Mauro le mueve fibras, en consecuencia, ocurrirá lo mismo con el espectador.

En el sentido profesional tiene aspiración de tocar puertas en otro país pero, antes de partir, primero le gustaría transitar bien por el nuestro para después salir aunque, no descarta el hecho de que si se le presenta la oportunidad antes, sin duda esta la aprovechará.

Se encuentra involucrado en Soldados o Zombies, El Juego de las Llaves y películas como La Diosa del Asfalto.
Acaba de terminar de grabar una película y se encuentra en el rodaje de otra.

Respecto a la paciencia de sus trabajos dice que la no pretención es la mejor opción, solo disfruta lo que hace y se enfoca en el proyecto presente.

Desde la perspectiva personal comenta que no hay que compararse y tampoco hay que voltear a ver al de a lado.

 

Considera que algo noble de la profesión de ser actor es que no hay edad para comenzar y que cada quien debe encontrar su lugar dentro de la industria sin querer o buscar el lugar de alguien más, por ese lugar ya esta ocupado, además de cual será su discurso y qué aportará sin perder su propia identidad.

Y en la búsqueda de vivir la vida de ensueño que para muchos es fácil porque no se dan cuenta de lo que realmente conlleva lograr llegar a donde en su caso él se encuentra, de aspiración a inspiración, lo que él te recomienda para hacerlo es que bajes la guardia en el sentido de que disfrutes de lo que tienes además del proceso. “Cuando lo hagas, va a llegar una recompensa del mismo valor de lo que tu estás construyendo, y esa recompensa va a ser, sea o no, la que tu esperabas”.

Entiende pero no justifica el hecho de que los números influyan en redes sociales de tal manera que de eso dependa o no el que trabajes o seas tomando en cuenta más allá de lo que sabes hacer.

Su carrera apunta hacia lugares que lo están reconstruyendo como persona, redescubriéndose así mismo y enamorándose más de lo que hace trece años decidio hacer sin castigarse por lo que pudiera llegar a hacer en un futuro. Y enfocándonos en el tiempo, lo cuestionamos sobre este, específicamente en donde en qué momento él se da cuenta que ha pasado el tiempo desde que tomó la decisión de dedicarse a esta profesión y comenta: “te das cuenta cuando te vuelves agradecido, en donde haces un ejercicio de reflexión preguntándote quién eres hoy día y porque lo eres, ese instante en donde volteas a ver los malos y los buenos momentos, y ver como esos malos momentos se convierten en buenos porque sin ellos, no seríamos lo que somos en el ahora. Es injusto castigar el pasado por lo que eres en el presente”.

Considera que la pandemia vino a reestructurar muchas cosas personales como profesionales y para él reestructuro la idea de la supervivencia, aprovecho el tiempo y lo volvió más efectivo. Tuvo mucho más trabajo invirtiendo en el mismo involucrándose a fondo y tocando más puertas.

Mauro los invita a que disfruten de los procesos y que aprendan a abrazarse y a apapacharse sin estarse castigando constantemente con el perfecccionismo porque nos encanta tener el control de la vida sobre todo lo que decimos y hacemos porque creemos que así debe de ser y comenta, que así será, pero recordando con humildad que talvez esa recompensa no sea lo que esperabas pero será de ese mismo valor.

Sigue a Mauro González en sus redes sociales y acompáñalo en sus diferentes caminos como actor.

Texto y Styling: Betsabé Huidobro
Foto: Gerardo Sierra
Agradecimiento especial a Yconik